Facebook Twitter Rss

El buen ejemplo del Congreso de Durango

Durante la toma de protesta como gobernador de Durango, José Rosas Aispuro Torres, tuvo como invitado al gobernador electo de Chihuahua Javier Corral.

Sábado, 24 de Septiembre de 2016

Además de tener la oportunidad de platicar sobre temas que como vecinos les interesa a ambos, centraron más tiempo en comentar sobre la renuncia de 6 magistrados Duranguenses, entre los que se contaba el magistrado presidente Apolonio Betancourt, a quien sin embargo, lo dejaron como parte del pleno, pero como un magistrado más.

Un magistrado en Durango, alcanza un salario de 70 mil pesos libres, ya que reciben otro bono, que sirve para pagar los impuestos respectivos; en Diciembre reciben su aguinaldo, pero nada más; es decir no cuentan con apoyos de vehículo, celular y otros más, como es tradición en entidades como la nuestra.

El asunto fue que Jorge Herrera Caldera, gobernador saliente, planchó con Aispuro el pedirles a 7 magistrados que terminaban su gestión el 15 de Septiembre, aceptaran renunciar una semana antes, para evitar que fueran ratificados por el Congreso, porque automáticamente los convertiría en inamovibles, hasta que cumplieran los 70 años de edad.

Esta acción fue secundada por Apolonio Betancourt, magistrado presidente, quien apoyo la propuesta de Jorge Herrera, pero un magistrado no aceptó firmar su renuncia y se quedó para buscar su ratificación por el congreso, que tampoco se dio.

De tal forma que fueron solo 6 magistraturas las que quedaban acéfalas y como eran numerarios, fueron sustituidos por 6 supernumerarios; es decir por los suplentes, los que para poder ocupar la titularidad, tuviron que firmar antes su renuncia.

De tal forma que erróneamente, se había manejado que habían sido 12 las renuncias de magistrados, cuando sólo fueron 6, sólo que la propuesta del Gobernador Aispuro al congreso, fue de nombrar a 12 magistrados, 6 numerarios y 6 supernumerarios.

Octaviano Rendón Arce, ex alcalde de Gómez Palacio, ex líder del Congreso y hombre fuerte de la Laguna, se incluía entre las propuestas, incluso se comentaba que era la carta fuerte del gobernador para encabezar el Poder judicial, sólo que el congreso con mayoría priista, integrado por 25 legisladores, requerían de mayoría calificada; es decir el voto de 17 legisladores, y en una votación inédita e histórica en la vida política de la entidad, no fue alcanzado el número requerido, siendo desechados.

De tal forma que nuevamente al gobernador Aispuro tendrá que presentar nuevas propuestas la semana entrante.

Javier Corral comento la situación que se presenta en Chihuahua, donde recientemente, merced a un compadrazgo y otros compromisos de tipo político-partidista, entre el líder de la fracción parlamentaria del PAN y directamente el Gobernador Cesar Duarte, se repartieron varias magistraturas, en una simulación escenográfica que se hiciera con el método de selección.

Varios de los que pensaron que verdaderamente sería transparente y
democrática, presentaron amparos, siendo desechados la gran mayoría, pero solamente queda uno y esta en la SCJN.

Corral le dijo a Aispuro que pondría todo su capital político para convencer a los ministros de que le dieran palo a la elección, para tener posibilidad de -al igual que José Rosas- proponer a quienes verdaderamente coincidan con su proyecto de gobierno.

El Poder Judicial en Chihuahua, es uno de los más importantes del país, cuenta con una gran infraestructura material –la mejor del país, diría Cesar Duarte-, así también mucha calidad en sus integrantes que desarrollan actividades jurisdiccionales.

Recientemente, en una reunión con líderes del gremio de abogados, el
magistrado presidente Gabriel Sepúlveda Reyes, dio a conocer que la
postura del Tribunal, respecto del supuesto Albazo que Corral había denunciado, nada tenía que ver con la política, y que los lineamientos que se habían establecido como guías para la convocatoria respectiva, respetaría del derecho de los que pretendan convertirse en jueces, ya sea quienes ocupan de manera provisional los 61 juzgados que se pretender ocupar de manera definitiva, otros integrantes del Poder Judicial y abogados externos, ya sean litigantes, catedráticos o investigadores.

El 07 de mayo del 2013, el entones coordinador del PAN en el Congreso del Estado, Fernando Álvarez Monje, había presentado una iniciativa de ley para modificar la constitución local, y crear la figura del Consejo de la Judicatura.

La propuesta entro a la congeladora y ahora, la legisladora priista Mayra Guadalupe Chávez Jiménez, la pretendió actualizar, en una acción donde la legisladora local fue utilizada como medio para lograrlo, dada la comisión de justicia que encabeza.

Pero, a que se refiere el Consejo de la Judicatura: Es una nueva estructura que va a costar muchos millones de pesos y que se va a encargar de las otros cosas, fuera de lo estrictamente jurisdiccional, que no le corresponde a los magistrados; entre estas, el manejo y uso de los recursos económicos materiales y humanos, la disciplina del Poder Judicial, adquisiciones, carrera judicial, nombramientos de nuevos jueces y magistrados, así como todos los demás
ordenamientos de personal que ingrese al Poder judicial.

Estaría integrado por 7 personas, dos por cada poder y el magistrado presidente en turno del TSJ, lo será también del Consejo de la judicatura.

Esto se podría pensar como una propuesta de Corral para meter un poco en cintura a los magistrados que no le deben su nombramiento; es decir, todos.

Sin embargo, cuando en política se habla de acciones, siempre deben entenderse en dos sentidos; uno público que se hace en declaraciones, y otro del que se habla entre pocas personas y se opera en la intimidad, y que constituye el verdadero sentido de lo afirmado.

Lo escrito por muchos analistas políticos, que el Poder Judicial se ha
convertido en guarida de políticos en desgracia, concretamente los del PRI que en estas elecciones, merced a un gobernador que puede hablar de numerosos logros, pero que no cuenta con el apoyo de su pueblo y sin duda constituye hoy el más antipático, denostado y criticado gobernador, tuvo sin embargo, el tino de nombrar a su amigo y cercano colaborador Gabriel Sepúlveda Reyes, quien pese a criticas
de no entender la operatividad del Poder Judicial, aprendió rápidamente y desde su ingreso, ha mejorado sustancialmente la calidad de la justicia que se imparte; ha logrado lo que parecía imposible: sumar a varios de los que llegaron como panistas a un
proyecto sin tintes políticos, que sólo busca el mejoramiento constante del poder Judicial.

Para nadie es desconocido que la acción de tomar el congreso cuando se plantearía sobre el Consejo de la judicatura, estuvo ordenado por Corral, la verdad no se alcanza a entender, aunque por cuestiones económicas, si es justificable.







Acerca del Autor:
  • Ernesto Avíles
  • Missing