Facebook Twitter Rss

Nuevo Congreso de la Judicatura en Chihuahua; mínimo un abogado colegiado en su integración

El Consejo de la Judicatura, es una Institución creada durante la administración de Ernesto Zedillo, para atender lo mundano de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Viernes, 30 de Septiembre de 2016

Es decir hacerse cargo del uso, destino y fin de los recursos económicos, materiales y humanos, la disciplina interna, remociones y ascensos de los funcionarios judiciales, creación de nuevos juzgados, elección de jueces y
magistrados, entre otros muchas funciones, para dejarles a los ministros su principal función, como es el estudio de los asuntos que les toca resolver.

A raíz de una recomendación de la Asamblea General de las Naciones
Unidas, como consecuencia de una visita que realizará a nuestro país, una visitadora de la ONU, sobre la independencia de jueces, magistrados y abogados litigantes, se propuso que la figura del Consejo de la Judicatura, se creara en todos los Tribunales Superiores de Justicia del país.

En Chihuahua, el pasado lunes se aprobó la creación, con ciertas variantes.

Una de las más importantes es la ciudadanización; esto es que tanto el poder Ejecutivo como el Legislativo, propondrán a dos personas para que se incorporen en el Consejo, además de las que el propio Poder Judicial sumará.

Desde siempre se ha criticado al Poder Judicial, por darle prioridad a los criterios políticos de elección de jueces y magistrados; la coordinación que debe de existir entre los tres poderes, muchas de las veces se ha entendido como sumisión al Ejecutivo, y aquí en Chihuahua, hemos sido testigos de cómo Cesar Duarte, así como el resto de los demás gobernadores, han propuesto a personajes como jueces y magistrados, con un interés político y de grupo, cuando la delicada función jurisdiccional de administrar justicia y darle a cada quien lo que le corresponda, pero en base a criterios jurídicos y no políticos, ha quedado como una tarea pendiente.

Desde hace varias administraciones Gubernamentales, los abogados organizados dentro de la Federación Estatal Chihuahuense de Colegios de Abogados, han pugnado porque los criterios de elección para jueces y magistrados, estén basados en capacidades personales de profesionalismo, conocimiento jurídico, experiencia, trayectoria académica y de ejercicio profesional, como requisitos mínimos para ser propuestos y eventualmente electos como administradores de justicia.

En esta creación del Consejo de la Judicatura en Chihuahua, los nuevos legisladores y el todavía gobernador electo Javier Corral, tendrán una extraordinaria oportunidad para demostrar que no es el pago de facturas políticas lo que definirá sus propuestas al Consejo de la Judicatura.

Los Cargos de Consejeros, no deben ser concesiones graciosas a personajes políticos o de perfil solamente administrativo; se debe incluir, cuando menos un jurista de reconocida probidad, de gran solvencia moral y profesional, que cuente con el reconocimiento de sus pares los abogados, que ostente una trayectoria profesional reconocida, pero lo más importante: que sea abogado colegiado; es decir, que se encuentre afiliado a alguna de las organizaciones gremiales, que estén reconocidas en la dirección de profesiones y que cuando menos, cuenten también con un acta constitutiva.

También en días pasados, se publicaron tres convocatorias abiertas por parte del Tribunal Superior de Justicia para todas los abogados que deseen participar en la integración de 61 Juzgados de Primera Instancia en materias Civil, Familiar, Penal y de Justicia Especial para Adolescentes, así como de Ejecución en materias Civil y Penal.

Las inscripciones estarán abiertas hasta el 7 de octubre de este año, e en el Instituto de Formación y Actualización Judicial (INFORAJ).

Ojalá y el próximo gobierno del Estado, inicie una nueva forma de
relación con los demás poderes, que este basado en la coordinación
respetuosa y efectiva y no impositiva y de total mansedumbre como se ha tenido desde hace muchas administraciones, incluyendo la de Francisco Barrio Terrazas.

MALA EXPERIENCIA CON FISCALES DE JUÁREZ

La dirección de Averiguaciones Previas zona centro, nunca se había visto tan en pésimas condiciones; no existe sentido de pertenencia de los Ministerios Públicos; para nadie es desconocido que de los abogados capaces que quedan, solamente están esperando que se vayan los Juaritos, para poder nuevamente trabajar en la integración de un equipo unido y fuerte, que sepa reconocer las capacidades, que les brinde certidumbre y seguridad en el trabajo, que no les corte a criterio del Fiscal Sergio Almaraz las compensaciones de por si exiguas, o que les pida su renuncia sin razón o que ordene se cambien de adscripción a Guadalupe y Calvo o algo más lejos.

Se entiende que por razones de seguridad, se tenga reservado el nombre del próximo fiscal, pero en cuanto al fiscal zona centro, difícil,
muy difícilmente se podrá volver a mantener un sólido equipo de trabajo eficiente, capaz y sobre todo bien organizado, que se preocupe por la persona, por su seguridad, por sus ingresos, por su capacitación y de manera importante, de la calidad de servicio que se presta a la ciudadanía.

Estas son algunas de las características que se evidenciaban cuando Carlos Mario Jiménez Holguín, se encontraba al frente de la Fiscalía.

Ojalá que el próximo gobierno cuente con la información suficiente para evaluar perfiles y no de saltos al vacío con personajes que no cuenten con la experiencia y probidad demostrada, o que importe jefes del Norte, cuando aquí en Chihuahua se cuentan con hombres y mujeres con capacidad de sobre para atender y bien, todas las áreas de la fiscalía.

La atención nacional estará orientada en los gobiernos estatales como Chihuahua y Durango, donde el hartazgo social a base de votos logró sacar a quienes no respondían a las expectativas de una sociedad cada vez más participativa, más exigente y sobre todo, con más aspiraciones democráticas.













Acerca del Autor:
  • Ernesto Avíles
  • Missing