Facebook Twitter Rss

¿Odias madrugar? 7 trucos científicamente probados para que ames el despertador

¿Envidias a los que salen a correr por las mañanas? ¿Te gustaría tener mañanas productivas pero no sabes cómo hacerlo? Sigue a rajatabla estos consejos.





12 de Septiembre de 2017 a las 12:36 hrs -- Tania Cortés
Images_116526_thumb_35

Cada mañana la misma historia: suena el despertador y lanzas la mano rápidamente para retrasarlo unos minutitos más, y es que tienes más sueño que nunca. ¿Por qué te irías tan tarde a la cama ayer con lo que tienes que madrugar hoy?. Cuando por fin te levantas, inicias una rutina frenética para no llegar tarde a trabajar, o a donde quiera que vayas.

Y cada día te preguntas lo mismo, ¿tendré tiempo alguna vez de hacerme un zumo de naranja natural? ¿Cómo será la vida de aquellos capaces de despertarse pronto y salir a correr? Qué suerte tienen las personas a las que les gusta madrugar. Para que te hagas una idea, según el Daily Mail los británicos emplean de media 18 minutos prolongando la alarma del despertador, el equivalente a 267 días de su vida. Echa cuentas, que a ti te sale por lo menos lo mismo.

Pues bien, la ciencia asegura tener la solución a tu problema: ya no te levantarás tarde y maldiciendo al despertador, sino que casi desearás que suene para que de comienzo tu vertiginosa rutina diaria. La psicóloga especializada en comportamiento Jo Hemmings ha diseñado una fórmula que promete ser eficiente para convertirte en una persona diurna. Se acabó que te den las tantas estudiando o pintándote las uñas: mañana a las 6 de la mañana ya estás en el gimnasio.

Cómo convertirte en una persona diurna

Ojo, porque solo necesitarás seguir a rajatabla 7 simples normas, algunas más sencillas que otras y alguna que otra bastante curiosa. Por ejemplo, implica dormir en el lado izquierdo de la cama (algo imposible si duermes en pareja por motivos obvios), configurar la alarma con tu canción favorita, unos minutos de intensa actividad y una ducha de agua fría, entre otros.

De acuerdo con la afamada psicóloga:

En lugar de perder 18 minutos apagando el despertador, lo que nos puede hacer sentir más cansados y adormilados aún, debemos intentar implantar esta rutina para prepararnos para el día que se nos viene encima. La fórmula incluye elementos que revitalizan nuestro sistema, activan nuestra energía e incluso nos hacen más felices.

1. Duerme con algo amarillo puesto

Increíble pero cierto: el amarillo es el color de la diversión, la felicidad y la alegría, como puedes leer en ABC. Ver ese color al levantarnos hará que nuestro humor mejore. Y bueno, si no tienes pijamas o ropa interior amarilla, siempre puedes usar una toalla o una taza de ese color. Al final, lo importante es algo que evoque alegría ante el desasosiego de levantarse.

2. Haz 5 minutos de ejercicio

Hacer ejercicio por las mañanas trae numerosos beneficios, como detallan en El Confidencial. El ejercicio refuerza nuestro sistema inmunológico y libera oxitocinas, la hormona de la felicidad. Por ello, basta con 5 minutos para activarnos y sentirnos más animados. Cualquier actividad vale, puede ser andar, estirar, algo de yoga o incluso, como asegura la psicóloga, algo de sexo.

3. Programa el despertador con tu canción favorita

Se trata de un tema peliagudo. El diario El País confirma una frase que seguro has oído alguna vez: bastan 21 días repitiendo una actividad, para que esta se convierta en un hábito. Aunque quizás si asociamos nuestra canción favorita al acto de levantarnos acabemos aborreciéndola. Así que será cuestión de ir cambiándola por canciones que nos gusten. Pero una cosa está clara: nadie apaga una canción que adora. De esta forma, ya no hay vuelta atrás, estás despierto y listo para empezar tu día. Olvídate del snooze.

4.Desayuna rico y equilibrado

Es importante tener claro llevamos muchas horas sin comer y un día largo se nos viene encima, por lo que es necesario comer un desayuno equilibrado que nos proporcione energía y además, que nos encante. Además, también es fundamental que sea rápido y fácil de hacer.

5. El truco de los 3 minutos

Si madrugar es una tortura insportable para ti, habrá que intentar engañar a tu cuerpo. Uno de los trucos de Jennings es ir recortando progresivamente 3 minutos cada día. De esta forma, en solo dos semanas habrás conseguido aumentar media hora de productividad a tu día sin que tu organismo lo note.

6. Olvídate del despertador el fin de semana

Dormir hasta las tantas es un premio, pero convertirse en una persona diurna tiene sus riesgos. Y es que, si has logrado tu objetivo, no necesitarás el despertador para despertarte los fines de semana porque tú mismo serás capaz de despertarse sin necesidad de estímulos externos.

7.Duerme en el lado izquierdo de la cama

Al parecer, las personas que duermen en el lado izquierdo de la cama y se levantan por ese lado, están más felices, activas y positivas que las que lo hacen en el lado derecho, que suelen estar de mal humor, según explica el diario 20 Minutos.

No sé si estos argumentos que esgrime la psicóloga británica Jo Hemmings te habrán convencido, pero si quieres ser una persona diurna, al menos tendrás que intentarlos. Si tras intentarlo duramente no lo consigues, siempre te quedará un consuelo: la pereza está asociada con la inteligencia.
















(urbantecno)