Facebook Twitter Rss

Cárcel a sobrinos de esposa de Maduro

Un juez federal de Nueva York sentenció este jueves a 18 años de cárcel a dos sobrinos de la primera dama de Venezuela, detenidos en el 2015 por intentar traficar cocaína a Estados Unidos.





15 de Diciembre de 2017 a las 10:26 hrs -- Tania Cortés
Images_123198_thumb_18

El juez Paul Crotty, de la corte federal de Manhattan, decidió que Franqui Francisco Flores de Freitas y su primo Efraín Antonio Campos Flores, sobrinos de Cilia Flores, esposa del presidente Nicolás Maduro, pasen 216 meses tras las rejas por su plan de ingresar 800 kg de cocaína a territorio estadounidense en el 2015.

De acuerdo al periódico venezolano El Nacional, la defensa de los familiares de la primera dama solicitó que la condena fuera cumplida en la cárcel Coleman, ubicada en Florida, Estados Unidos. La petición fue aceptada por la fiscalía de Nueva York.

Los dos años que llevan los hombres en espera de la decisión final cuentan como parte de la sentencia; es decir, saldrían en libertad en los próximos 16 años.

CORRUPCIÓN, EN EL CÍRCULO CHAVISTA

Exviceministros y prestanombres de políticos del gobierno de Venezuela durante la presidencia de Hugo Chávez cobraron presuntamente más de 2,000 millones de euros en comisiones ilegales por intermediar para que compañías extranjeras consiguieran adjudicaciones de la principal empresa estatal, Petróleos de Venezuela.

Lo anterior fue revelado por el periódico español, El País. Entre los presuntos implicados en la trama de corrupción se encuentran Nervis Villalobos Cárdenas, exviceministro de Energía y Petróleo, javier Alvarado Ochoa, expresidente de la compañía eléctrica de Venezuela, y el hombre de confianza de Chávez, y Rafael Ramírez, exministro de Energía y Petróleo.

Los pagos de supuestos sobornos se realizaron entre el 2007 y el 2012 en la Banca Privada d’Andorra.

De acuerdo con El País, fueron abiertas 37 cuentas bancarias a nombre de sociedades panameñas. Posteriormente, el dinero circuló desde Andorra a paraísos fiscales como Suiza o Belice. El origen de las empresas de las que recibieron sobornos, mayoritariamente, son chinas.











(El Economista)