Facebook Twitter Rss

Líderes de la UE acuerdan segunda fase de negociación del Brexit

Lo primero será negociar el acuerdo de transición, que empezará una vez Reino Unido abandone formalmente la UE y se prolongará unos dos años.





16 de Diciembre de 2017 a las 12:07 hrs -- Tania Cortés
Images_123276_thumb_22

Los jefes de Estado y Gobierno de la Unión Europea han dado el visto bueno a los resultados de la primera fase de la negociación y han adoptado ya sus líneas maestras para acordar una fase de transición a partir del 29 de marzo de 2019, cuando Reino Unido abandonará el club comunitario.

Los líderes han acordado que hay "progreso suficiente" en los tres puntos identificados como cruciales en el pacto de divorcio: los derechos de los expatriados, la factura que debe abonar Londres por los compromisos adquiridos y la frontera entre la República de Irlanda e Irlanda del Norte.

Esto permite pasar a la segunda fase de las negociaciones del Bréxit. Esta se dedicará a cerrar los (muchos y sustanciales) detalles que han quedado abiertos en la primera pero, tal y como quería Londres, empezar a negociar qué pasa después del 29 de marzo de 2019. El objetivo es dar algunas certezas a las empresas y ciudadanos que residen en Reino Unido sobre cuál será su situación post-Brexit.

Lo primero será negociar el acuerdo de transición, que empezará una vez Reino Unido abandone formalmente la UE y se prolongará unos dos años. La base del acuerdo sería una especie de prórroga del estatus actual, pero hay que trabajar muchos detalles.

De momento, los líderes de la UE han adoptado hoy unas líneas maestras para negociar esa fase de transición. Antes de que acabe el año ese documento de 4 páginas debería traducirse en una posición negociadora completa y detallada, que permita empezar a negociar en enero.

Además de esa fase de transición, la UE y Londres también empezarán a hablar del "marco de la futura relación". Pero eso no comenzará hasta marzo. Antes de nada, Reino Unido tiene que precisar cómo quiere articularla. Mientras tanto, los 27 trabajarán en su propia posición negociadora.











(El Economista)