Facebook Twitter Rss

El buen habito de lavarse las manos

Tan solo toma de 40 a 60 segundo de tu tiempo realizar el proceso correcto para dejar las manos limpias y desinfectadas, al adoptar este buen hábito se evitan muchas enfermedades.





15 de Mayo de 2018 a las 09:41 hrs -- Jonathan Gonzalez
Images_131151_thumb_image

El lavado constante de manos, representa una de las acciones básicas para la prevención de enfermedades, acción rápida y sencilla que de no realizarse pudiera acarrear graves consecuencias para la salud.

Por lo anterior, la Secretaría de Salud busca concientizar a la población de Chihuahua, sobre la importancia de la higiene de las manos, e incentivarla a que adopte este buen hábito y lo inculque entre los miembros de la familia, para evitar infecciones y otras enfermedades que puedan afectar la calidad de vida.

Realizar esta tarea de la manera correcta, tan solo toma 40 a 60 segundos de tiempo, motivo por el que se solicita seguir los pasos correctos, que inician con mojarse la manos, aplicar suficiente jabón en todas las superficies, frotar las manos entre si, además de frotar la palma de la mano derecha contra el dorso de la mano izquierda enlazando los dedos y viceversa, para luego enjuagar con agua limpia y secar, de preferencia con una toalla desechable.

Es muy importante realizar este proceso de lavado de manos al regresar de la calle, antes de preparar alimentos, antes de cada comida, después de ir al baño, después de sacudirse la nariz o de cocar cualquier objeto sucio como llaves, celulares, vehículos, zapatos, etc.

Con estas sencillas acciones, las personas pueden reducir el riesgo de presentar alguna infeccion respiratoria, gastrointestinal o de la piel.

La Secretaría de Salud, de forma constante lleva a cabo acciones de concientización entre sus rabajadores, con el propósito de mantener una buena práctica durante las consultas e intervenciones médicas, y así evitar que los pacientes se vean afectados por infecciones asociadas a la atención sanitaria (IAAS), así como a fin de detener la propagación de la resistencia de virus y bacterias a los antibióticos.