Facebook Twitter Rss

Desarrolla mexicano sensor en robots para detectar cuerpos de hielo

El objetivo del invento es medir los efectos de la luz sobre la vida marina en el Océano Ártico; innovación será instalada en 2019 en robots franceses, afirma el investigador José Lagunas





09 de Octubre de 2018 a las 11:02 hrs -- Ariana Rodriguez
Images_140929_thumb_2020054

Un sensor que permite a robots submarinos detectar cuerpos de hielo fue desarrollado por el ingeniero de investigación mexicano José Luis Lagunas Morales, con lo que suma al esfuerzo para caracterizar los ecosistemas del Océano Ártico.

Lagunas Morales colabora con el laboratorio Takuvik de la Universidad Laval, en Quebec, Canadá, en un proyecto que busca medir los efectos de la luz sobre la vida marina en esa región.

Existen dos tipos de expediciones, a bordo del buque rompehielos Amundsen y sobre la banquisa (hielo de mar) del océano Ártico, explicó el ingeniero a la Agencia Informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

Para ello se recurre a robots y vehículos submarinos no tripulados, es decir, teledirigidos que están equipados con diversos sensores que recolectan múltiples variables biogeoquímicas, y desde 2013 Lagunas Morales se enfoca al control de los robots.

El ingeniero comentó que el equipo identificó que los robots sumergibles deberían contar con un sensor que les permita evitar las capas de hielo una vez que comienzan su ascenso a la superficie para transmitir datos a través de redes satelitales.

Por lo cual en 2014 comenzó la construcción del sensor y en su primera versión utilizó la técnica de polarimetría láser, y de acuerdo con las características de polarización de la luz reflejada, el dispositivo es capaz de precisar si hay o no hielo sobre él.

Esta innovación fue adaptada a los robots canadienses y se ha utilizado en las diferentes expediciones, y para 2019 será instalada en robots franceses y está previsto su uso en robots chinos.

No obstante, Lagunas Morales trabaja ya en una versión más robusta del prototipo original que no solo funcione como sensor de detección sino también de segmentación, construido a partir de una cámara de polarización.

A través de nuestras expediciones, estamos construyendo una base de datos inédita, de variables biogeoquímicas durante todas las estaciones en el océano Ártico; esto es algo que se necesitaba, es información con la que no contaban los científicos responsables de hacer modelizaciones y caracterizaciones del clima en esa región del planeta”.

El objetivo de los científicos es la producción de modelos del comportamiento de los ecosistemas y geosistemas árticos, ya que su actividad indudablemente impactará los ecosistemas del resto del planeta.


(Excelsior)