Facebook Twitter Rss

Se queja AMLO de maestros y la CNDH ataja: "no puede delegar"

Responde a queja del Ejecutivo. El Presidente califica a los disidentes de “rebeldes sin causa” y reitera que no usará la fuerza para “reprimirlos”; la comisión le pide aplicar la ley.





09 de Febrero de 2019 a las 09:56 hrs -- Ariana Rodriguez
Images_151234_thumb_integrantes-magisterio-instalados-vias-ferreas_0_1_1700_1057

Luego de que el gobierno federal interpuso una queja ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) por los bloqueos de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) en Michoacán y solicitó una recomendación sobre cómo actuar, el organismo respondió que “no puede delegar a terceras instancias”.

Las autoridades federales y estatales “están obligadas a proteger y garantizar, en el ámbito de sus atribuciones, los derechos de las personas, mandato al que no pueden renunciar o pretender delegar a terceras instancias”, refirió en un comunicado.

La defensoría nacional instó al Ejecutivo a cumplir su obligación, porque no puede ser que “la responsabilidad del gobierno dependa o quede condicionada a que exista un pronunciamiento o resolución por parte de un organismo de protección y defensa de los derechos humanos”.

“Si bien es positivo que se busque privilegiar otras vías sobre el uso de la fuerza, tal disposición no puede justificar que si eventualmente las instancias de gobierno competentes llegaran a determinar la existencia de algún acto ilegal, sea permisible que las autoridades renuncien o se inhiban de cumplir su obligación constitucional”, destacó.

La CNDH también llamó a los integrantes de la CNTE a cumplir y respetar la ley, “no pudiendo quedar la observancia de la misma como algo optativo, discrecional o negociable. Ni particulares ni autoridades pueden estar por encima ni al margen de la ley”.

Exhortó a buscar la solución mediante la construcción de acuerdos, estableciendo un proceso de diálogo que coadyuve en la construcción y fortalecimiento de una cultura de la paz en el país, previniendo afectaciones a terceros.

Ayer, en su conferencia mañanera, el presidente Andrés Manuel López Obrador, comentó que en su administración están abiertos al diálogo y que han hecho lo posible para satisfacer las demandas del magisterio.

No obstante, aclaró que aunque algunos integrantes de la CNTE aseguran que fueron parte de su movimiento y que lo apoyaron durante la campaña presidencial, no es cierto.

“Vuelvo a hacerles un exhorto a que liberen las vías y también informo que, hace dos días tomamos la decisión, instruí al consejero jurídico que presentara ante la CNDH una queja por violación a derechos humanos, para que recomiende lo que deba de hacerse”, refirió.

López Obrador dijo que no quiere judicializar el caso, por lo que las únicas denuncias contra los maestros que mantienen los bloqueos las interpusieron las empresas afectadas, e insistió en que bajo ninguna circunstancia recurrirá al uso de la fuerza, porque no quiere dar argumentos para que los acusen de represores. “Se van a quedar con las ganas, no les vamos a dar motivos”.

Posteriormente, de gira por Michoacán para entregar apoyos del programa Producción para el Bienestar, en Huetamo, el Presidente pidió a los disidentes “no ser rebeldes sin causa” y tenerle paciencia para resolver sus demandas y echar abajo la “mal llamada reforma educativa”.

“Acabo de ver mi expediente en Gobernación de lo que decían de mí hace 40 años, que me espiaban porque estaba en la oposición, entonces sé lo que es luchar por causas justas.

“Nada más decirles que no se puede ser rebelde sin causa, nada de intransigencias y que estén esperando que así me van a provocar y que voy a usar la fuerza pública para que me acusen de represor, de autoritario... no, no voy a caer en la provocación”, recalcó.


(Milenio)