Facebook Twitter Rss

Michoacán tiene 'pueblos fantasma' por violencia del narcotráfico

El crimen organizado ha dejado comunidades fantasma en el municipio de Parácuaro, en Michoacán. Alrededor de 240 personas han huido recientemente debido a la violencia y la inseguridad.





13 de Agosto de 2019 a las 09:05 hrs -- Ariana Rodriguez
Images_165907_thumb_25db67c5651565672518_standard_desktop_medium_retina

El crimen organizado ha dejado comunidades fantasma en el municipio de Parácuaro, en Michoacán. Alrededor de 240 personas han huido recientemente debido a la violencia y la inseguridad.

“Familias enteras se van de la entidad en busca de nuevos horizontes por miedo a que los grupos criminales recluten de manera forzada a sus hijos o destruyan sus viviendas por no pagar extorsiones”, denunció la Diócesis de Apatzingán.

El párroco Adrián Chávez dijo que “la gente de las comunidades no quiere quedarse más tiempo en sus lugar de origen, por temor a morir en un enfrentamiento”.

Además, el cura convocó a las autoridades tanto estatales como federales a restablecer la tranquilidad en la región de la Tierra Caliente.

En esa población, Los Caballeros Templarios tuvieron mucha presencia en 2011, aliado inicialmente con el Cártel de Sinaloa, para sustituir a La Familia Michoacana.

Las autoridades tanto estatales como federales en materia de seguridad tienen catalogado al municipio de Parácuaro como “un foco rojo” en lo que se refiere a personas desplazadas por la violencia.

Mientras que el presidente municipal del ayuntamiento, Huriel Bautista Cabrera, reconoció que “la pugna entre grupos del crimen organizado ha obligado a que la gente deje su tierra”, admitió que las comunidades donde la gente huye de la inseguridad son Maravatío, Tepehuaje, La Estancia y Ordeñitas.

Además, Bautista Cabrera, edil surgido de Morena y que gobierna a menos de 30 mil habitantes, recordó que en los últimos cuatro meses la violencia por parte del crimen organizado se ha agudizado, lo cual ha propiciado el éxodo de personas.

El presidente municipal declinó señalar con sus nombres a los grupos delictivos que buscan alcanzar el predominio de la región, para ganar la “plaza”; sin embargo, las áreas de seguridad del Gobierno de Michoacán reconocen que en la entidad luchan el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) contra Los Viagra.

En un trabajo realizado por la Universidad Nacional Autónoma de México, firmado por Claudia Juárez, estableció que “huir o morir es el dilema de las víctimas del desplazamiento forzado”.

Y, agregó que los “desplazados por la violencia, (es) un fenómeno aún no reconocido en México en todas sus dimensiones”.

Mientras tanto, la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos (CMDPDH) señaló que el año pasado fueron desplazadas 11 mil 491 personas en el país.

La Comisión precisó que los estados que más personas viven en esa condición son Guerrero, Chiapas, Sinaloa, Oaxaca y Michoacán.

Al respecto, la diputada michoacana y de extracción perredista Araceli Saucedo Reyes precisó que son, hasta ahora, 240 personas las que han sido desplazadas por la violencia en Tierra Caliente.

“Un primer paso fundamental que debe dar el Estado mexicano es el reconocimiento del desplazamiento forzado interno de personas por razones de violencia, ya que, de lo contrario, el fenómeno permanecerá carente de una política pública concreta, real y efectiva para su atención”, puntualizó.

Presidente culpa al pasado por la inseguridad
El presidente Andrés Manuel López Obrador reconoció que los asesinatos en Michoacán “son lamentables”, pero aseguró que “no caerá en la trampa de declarar la guerra, como en otros tiempos”.

Durante una gira por Durango el viernes pasado, el Presidente insistió que la lucha contra el narco en el sexenio de Felipe Calderón “llevó a esta situación de inseguridad”.

Sostuvo que revertir la violencia con los programas sociales “puede llevarnos tiempo pero es la mejor estrategia, porque la guerra que inició en Michoacán, está comprobado, fracasó y se produjo mucho daño y sufrimiento”.



(El Financiero)