Facebook Twitter Rss

Arabia Saudita pide más presión a Irán en Asamblea de la ONU

El canciller saudí, Ibrahim al-Assaf, volvió a culpar a Irán del ataque con misiles y drones del pasado 14 de septiembre contra instalaciones petroleras clave del reino, que sacudieron el precio global del petróleo.





28 de Septiembre de 2019 a las 10:13 hrs -- Ariana Rodriguez
Images_168514_thumb_5d7009220a1569586508_standard_desktop_medium_retina

Arabia Saudita se centró en su archienemigo Irán en la tercera sesión de la Asamblea General de Naciones Unidas el jueves, e instó al resto del mundo a aplicar “la mayor presión” y cortar los recursos financieros del régimen. Teherán insistió en que esa política había fallado y acabaría con la posibilidad de negociaciones exitosas.

Las crecientes tensiones en el Golfo Pérsico volvieron a ser protagonistas en una asamblea donde los líderes mundiales muestran sus esperanzas para sus países, expresan sus temores sobre el mundo y, a menudo, reviven viejas rencillas con sus rivales. Para este viernes, la agenda de la cumbre incluye la intervención de otros dos enemigos reconocidos, el primer ministro de India, Narendra Modi, y su homólogo paquistaní, Imran Khan.

En su discurso del jueves, el canciller saudí, Ibrahim al-Assaf, volvió a culpar a Irán del ataque con misiles y drones del pasado 14 de septiembre contra instalaciones petroleras clave del reino, que sacudieron el precio global del petróleo y paralizaron temporalmente casi el 6 por ciento de la producción de crudo diaria.

"Conocemos a este régimen desde hace 40 años. No es bueno en nada más que en planear explosiones, destrucción y asesinatos, no solo en nuestra región sino en el mundo”, dijo al-Assaf. "Debería aplicarse la máxima presión con todas las herramientas disponibles para acabar con la conducta terrorista y agresiva del régimen iraní”.

Según el canciller saudí, cortar las "fuentes de financiación” sería la mejor forma de forzar a Teherán a cambiar de rumbo.

Los saudíes insisten en que en la ofensiva se emplearon armas iraníes e invitó a investigadores de Naciones Unidas a evaluar desde dónde se lanzaron los ataques. Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña y Alemania también culpan a Irán, que desde 2018 está sometida a sanciones de Washington.

Por otra parte, Irán negó rotundamente su implicación en los incidentes y su presidente dijo el jueves que las tácticas propuestas por Riad solo servirían para hacer que la posibilidad de negociaciones sea aún más remota.

"Cesen esta política de máxima presión y sigan una política de dialogo, lógica y razón”, señaló el presidente de Irán, Hasán Ruhani en una conferencia de prensa un día después de su discurso ante la Asamblea.

Los estadounidenses siguen empleando “más presión para lograr un dialogo, que es lo mismo que los está alejando cada vez más de las discusiones y las negociaciones”, agregó el mandatario iraní, quien reiteró que para hablar con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, deben levantarse primero las sanciones. El dirigente no descartó explícitamente un encuentro con Trump.

Este viernes, la atención se centrará en otro punto donde las tensiones amenazan con provocar un conflicto abierto: el enfrentamiento entre India y Pakistán por la disputada región de Cachemira, en el Himalaya.

Representantes de China y Rusia también subirán al estrado de la Asamblea General de la ONU este viernes.



(El Financiero)