Facebook Twitter Rss

Familia pedigüeña, supuestos vividores

Piden apoyo fingiendo y victimizándose por ser deportados





16 de Octubre de 2019 a las 09:15 hrs -- Claudia Olivas
Images_169254_thumb_cutberto_marquez_y_ramona_lopez_e_hijos_nota_venessa__(1)

Familia originaria de Guamúchil, Sinaloa, al parecer lucra con la necesidad de los migrantes, piden apoyo fingiendo y victimizándose por ser deportados y en realidad son supuestos estafadores, quienes han recorrido varios estados sacando dinero de manera fácil. Este rotativo dio a conocer el caso de Ramona L. L., quien estaba desesperada para regresar a su tierra, de inmediato se recibieron llamadas para otorgar apoyo, sin embargo, en el estado sinaloense hay varias personas a quienes han estafado, incluso al DIF de Guamúchil.

Ramona, de 31 años, acompañada de su esposo, Cutberto Guadalupe M. G., de 32 años y sus 3 hijos supuestamente llegaron a esta ciudad tras ser deportados por la frontera de Ojinaga. Durante unos días permanecieron pidiendo dinero, el jueves este medio conoció el caso y lo dio a conocer. Se publicitó en redes sociales, y gracias a ello se conoció que se trata de supuestos vividores que han recorrido Sinaloa, Sonora, y Chihuahua.

En Sinaloa, al DIF del municipio de Salvador de Alvarado solicitaron apoyo para regresar a Oaxaca, donde supuestamente vivían. La señora Maria Carlota Dean, de la Asociación Neuromotora de Enfermos de Parkinson confirmó que los pedigüeños son originarios del ejido Tultita, del municipio de Salvador de Alvarado.

La directora del DIF de Salvador de Alvarado, Gabriela López Uribe, confirmó que en el mes de enero se les brindó el apoyo necesario para que viajaran hasta la Ciudad de México, pero su siguiente parada fue en Mazatlán, donde con el mismo modus operandi solicitaban apoyo para viajar a Sonora. Eso quedó detallado en el portal del periódico Noroeste, donde se publicó el agradecimiento a los lectores porque se les brindó el apoyo para que la familia viajara a Obregón hasta su hogar.

En Chihuahua, este rotativo se abocó para conseguir los recursos y los enlaces para que la familia pudiera regresar. El sábado, uno de los reporteros fue a buscarlos debido a que la señora María Carlota estaba dispuesta a ayudarlos. Supuestamente no tenían ningún tipo de teléfono, sin embargo, luego lo llamaron de un número con lada 648 diciendo que se los prestaron para hablar por teléfono.

El reportero les llevó ropa a los adultos y a los niños, además les compartió una deliciosa comida preparada por su esposa, ya que señalaban que los niños tenían hambre. “Les dije que no se salieran del perímetro para ubicarlos, a fin de seguir proporcionándoles ayuda”.

Mientras tanto en Guamúchil, la señora María Carlota se encontraba gestionando el traslado de la familia a través del gerente de Operación de Turismo y Pasajeros de Ferromex, para que los boletos fueran accesibles, el traslado sería ayer lunes a las 06:00 horas. Incluso la señora compartió la publicación para recabar dinero y apoyarlos, consiguió que una familia los hospedara en Los Mochis para luego trasladarlos a Guamúchil ubicado a 1.5 horas.

María Carlota Dean es educadora jubilada y le preocupa la situación de los niños y la niña, porque se encuentran en vulnerabilidad y no se están respetando sus derechos. “Lo comenté con mi esposo, pusimos manos a la obra y empezamos a publicar en la redes se fue extendiendo, hasta llegar a unas personas que ya conocían a la pareja”.

Con la publicación salieron a la luz las estafas que han realizado lucrando con la necesidad, “son tres pequeños que están en riesgo, está en juego su integridad física y su vida, no tienen protección de nada”.

Los reporteros estuvieron buscando a la familia, pero desaparecieron de la zona del tobogán ubicado en la Deportiva Sur. Al parecer al verse descubiertos decidieron esconderse o tal vez irse.

(El Heraldo de Chihuahua)