Facebook Twitter Rss

Se fueron 50 de 90 policías de Bocoyna

“Luego de los últimos ataques no se han visto ya los policías del estado, creemos que los comisionaron a otros lugares...”





12 de Noviembre de 2019 a las 08:58 hrs -- Claudia Olivas
Images_170487_thumb_alcalde_de_bocoyna_(3)

El alcalde de Bocoyna, Héctor Rochín, externó que fue retirado el personal de la Comisión Estatal de Seguridad, principalmente en las comunidades de Creel y San Juanito, zonas donde en las últimas semanas se ha registrado repunte de violencia, ayuntamiento donde en un lapso de un año y medio han asesinado a siete policías, aunado a la renuncia de 50 efectivos en el mismo periodo.

“No se han visto ya los policías del estado, creemos que los comisionaron a otros lugares de la entidad”, estimó el alcalde por Movimiento Ciudadano.

Por el momento se cuenta con algunas unidades de la Guardia Nacional y pocos elementos de la Policía Ministerial, quienes se encuentran realizando recorridos por la zona, pero estos últimos no tienen la capacidad preventiva, ni de armamento ni de despliegue táctico que la CES.

Externó que la fuerza policiaca del Ayuntamiento se ha visto reducida de 90 efectivos de su gestión a 40, los cuales han dejado la corporación por temor al crimen organizado y una parte mínima han sido cesados por reprobar los exámenes de confianza que aplica el Estado.

El alcalde expuso que tras unas semanas difíciles por la ola de violencia en contra de policías municipales, se ha logrado articular de nuevo a la corporación con la plantilla que comprende 30 agentes de policía y 10 de Tránsito y Vialidad.

Con lo anterior, se estima que la disponibilidad de policías por turno es de 20, por lo que hay un uniformado por cada mil 500 personas.

El municipio cuenta con poco menos de 29 mil habitantes, 508 comunidades de las cuales tres se consideran de mayor importancia, San Juanito, Creel y Sisoguichi, y por supuesto la cabecera municipal, Bocoyna, que concentra el 60 por ciento del índice de población, con un rezago social alto.

El poblado, que cuenta con una alta población indígena, está enclavada en el corazón de la Sierra Tarahumara, lo rodean municipios como Guachochi, Urique, Carichí y Maguarichi, los cuales tienen presencia de cárteles de la droga.

(El Heraldo de Chihuahua)