Facebook Twitter Rss

Canadá apoya a Australia en lucha contra incendios

Los estados de Gales del Sur y Victoria son los más afectados por la voracidad de las llamas, en lo que hasta el momento es considerada la peor temporada de incendios forestales en la historia de ese país





16 de Enero de 2020 a las 09:26 hrs -- Claudia Olivas
Images_173449_thumb_2288001

Un nuevo contingente de bomberos canadienses partirá este jueves hacia Australia, donde los incendios forestales continúan arrasando enormes superficies del territorio de la costa este y sudeste de ese país.

Según las autoridades canadienses 69 bomberos viajarán hacia el país oceánico, con la intención de sumarse a los esfuerzos para combatir las llamas, que en muchos casos se encuentran aún fuera de control.

El nuevo contingente será despachado luego de un pedido del gobierno australiano para reforzar la colaboración entre los expertos antiincendios de ambas naciones.

Así lo indicó el canciller, François-Philippe Champagne, que confirmó que Australia solicitó más ayuda, destacó RFI.

Los estados de Gales del Sur y Victoria son los más afectados por la voracidad de las llamas, en lo que hasta el momento es considerada la peor temporada de incendios forestales en la historia de ese país.

Un primer grupo de 27 expertos en gestión de incidentes partirá hacia Melbourne este jueves, a los que el fin de semana se unirá el resto del grupo, entre ellos 42 bomberos.

En los últimos meses, varios grupos de expertos canadienses de combate contra incendios se dirigieron a territorio australiano, para sumarse a los esfuerzos para combatir los fuegos forestales allí, luego del pedido de las autoridades de ese país y en respuesta a un intercambio anterior, por el cual Australia colaboró en la lucha contra tragedias similares que se produjeron en el oeste canadiense.

La magnitud del siniestro afecta no sólo a los territorios boscosos, sino también a algunas de las principales ciudades australianas.

Hasta el momento, 28 personas murieron como consecuencia del fuego que ya arrasó más de 80 mil kilómetros de bosques y destruyó más de dos mil viviendas.

(Excélsior)