Facebook Twitter Rss

Estados deberán garantizar salud gratuita: López Obrador

El presidente señaló que los gobiernos estatales que no acepten adherirse al INSABI mantendrán los recursos que les corresponden por ley





31 de Enero de 2020 a las 12:57 hrs -- Claudia Olivas
Images_173987_thumb_2297459

Los gobiernos estatales que no acepten adherirse al Instituto de Salud Para el Bienestar (INSABI), mantendrán los recursos que les corresponden por ley, y deberán garantizar la gratuidad en la prestación del servicio, adelantó el presidente Andrés Manuel López Obrador.

No se les va a quitar, nada más que se tienen que hacer responsables de que se dé el servicio a la población abierta, que no se cobre, que no haya cuotas de recuperación”, expuso el presidente en rueda de prensa.

El plazo impuesto a los gobiernos de los estados para definir si se adhieren al INSABI vence a la medianoche de este viernes 31 de enero.

El titular del Ejecutivo planteó que la intención de su gobierno es la de federalizar los servicios de salud, y eso podría incluir hacerse cargo de infraestructura, nóminas, deudas, y equipamiento y suministro de insumos del sector.

Eso es lo que se está analizando, caso por caso, si las instalaciones pasan al gobierno federal, si es un comodato de las instalaciones, si todos los recursos federales pasan a ser manejados por el Instituto de Salud para el Bienestar, qué pasa con las deudas que tienen los estados”, planteó el presidente.

Consideró que descentralizar los servicios de salud y entregarlos a los gobiernos de los estados fue desastrosa, pues los recursos se desviaban para otros fines.

Un desastre. Se les enviaba el dinero y lo usaban para otra cosa y no había atención médica, no había medicamentos. Entonces no es así.

La gente al final de cuentas no distingue y no tiene por qué distinguir si es un gobierno o es otro, sencillamente es malo el servicio y es el gobierno, y eso no”, consideró López Obrador.

Estableció también que hay empresas farmacéuticas que podrían estar presionando a los estados para no acabar con los contratos mediante los que se comprometen a abastecer a su sector salud.

(Excélsior)