Facebook Twitter Rss

Ha mantenido Gobernador apoyo consistente a favor de los productores agrícolas de Chihuahua

En el conflicto por el pago de agua al Tratado Internacional México-Estados Unidos, el mandatario estatal ha sostenido su convicción de garantizar primero la disposición del recurso hídrico para el cubrir el ciclo agrícola





19 de Agosto de 2020 a las 11:07 hrs -- Claudia Olivas
Images_178502_thumb_gobernador_javier_corral_jurado

Desde que se gestó el conflicto por el agua entre agricultores de la región centro-sur del estado y autoridades federales, el gobernador Javier Corral ha mantenido su apoyo consistente a favor de todos los productores de Chihuahua.

El mandatario estatal ha sostenido su gestión y mediación para garantizar que el agua comprometida para completar el ciclo agrícola del presente año, no se utilice antes en el pago del Tratado Internacional de 1944 que se tiene firmado con Estados Unidos y menos que se destine a otros estados de México.

La propuesta del Gobierno del Estado desde el inicio, ha sido que se lleven al límite los tiempos que marca el Tratado para que la cuota se cumpla con los escurrimientos naturales producto de las lluvias de la temporada.

El 30 de julio pasado, el Ejecutivo estatal señaló que la contribución del Estado al Tratado Internacional, no debe, ni puede afectar los derechos concesionados a los agricultores y propuso una alternativa a las autoridades federales, con la cual podrían cumplir en tiempo y forma para evitar un conflicto con Estados Unidos.

Con la propuesta, afirmó que se garantiza el uso de todas las capacidades de almacenamiento y escurrimiento de los afluentes tributarios de toda la Cuenca del Río Bravo, así como de las presas internacionales.

Ante el canciller Marcelo Ebrard, Corral solicitó el pasado 28 de julio el cierre de las compuertas de la presa Francisco I. Madero “Las Vírgenes” y se comprometió a acompañar a los productores de la región para que el cumplimiento del Tratado Internacional no ponga en riesgo la disposición del recurso hídrico.

Seis días antes, el 22 de julio, el titular del Ejecutivo afirmó que se decanta por preservar los derechos de los agricultores de Chihuahua, sin que el país se exponga innecesariamente a un conflicto con Estados Unidos.

Dijo que luego de sostener una reunión con los presidentes de los comités de riego, con actores políticos y funcionarios del Gobierno Federal, se empezó a configurar una propuesta de cómo debe llegarse a una solución.

De igual manera, el 12 de julio se comprometió a garantizar que la extracción de agua en las presas no afecte el ciclo agrícola y reiteró su convicción de que por encima de cualquier situación, siempre estará el interés de los productores chihuahuenses.

Ese día anunció que su gestión logró que se autorizara una petición de los productores al Gobierno de México, para bajar 22 a 16 metros cúbicos por segundo, la extracción de agua en la presa El Granero.

Aseguró que no se dejará sin los derechos de agua que tienen concesionados.

El 26 de marzo, ante la medida unilateral del Gobierno de la República de iniciar la extracción de agua de la presa La Boquilla, el mandatario manifestó su rechazo absoluto y solicitó formalmente el cierre de las compuertas, toda vez que además de que la medida provocaría desbordamientos en el río

Conchos, muchas tierras de la región estaban en riesgo de quedarse sin el riego necesario para el resto del ciclo agrícola.

Anteriormente, el 6 de marzo Javier Corral ratificó en ciudad Delicias su compromiso en defensa del agua de los chihuahuenses, con la premisa básica del reclamo justo y claro de los agricultores, de que no se puede usar el agua sin asegurar primero la suficiencia para los cultivos.

El planteamiento de fondo, expresó en aquel momento, no es renunciar al Tratado, toda vez que el país recibe cuatro veces más agua que la que manda a EU, “el problema es compensatorio para la entidad, pues Chihuahua paga la totalidad del agua de México, que son 410 millones de metros cúbicos (mm3) anuales”.

Explicó que la falta de esta compensación, aunado a la sequía y a la explotación ilegal de los mantos acuíferos, ha impedido el pago, que debe cumplirse antes del 24 de octubre del presente año.

Incluso, el 12 de febrero firmó un convenio con la directora general de Conagua, Blanca Jiménez Cisneros, para que el Gobierno del Estado de Chihuahua y la Comisión Nacional del Agua realicen inversiones conjuntas para desarrollar obras hídricas en la entidad.

Con esta firma Conagua se comprometió a invertir 155.5 millones de pesos en obras en materia de agua potable, alcantarillado y saneamiento, así como para la cultura del agua.

El 4 de febrero, Javier Corral solicitó al presidente Andrés Manuel López Obrador atender la situación y en comunicación con el secretario de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval González, le planteó en ese momento que se contuviera la presencia de la Guardia Nacional en las presas, con el fin de que no fuera a escalar un conflicto innecesario en el estado”.

Así, desde que se inició el conflicto por la apertura de las compuertas en las presas de Chihuahua, a principios del mes de febrero, el gobernador intervino de manera decidida ante la directora general de Conagua, Dra. Blanca Jiménez, para que no se hiciera de manera unilateral y se abrieran mesas de diálogo.