Facebook Twitter Rss

Fernando dio el grito; debutó hace 40 años

La historia del mejor beisbolista mexicano en Grandes Ligas comenzó el 15 de septiembre de 1980





15 de Septiembre de 2020 a las 09:40 hrs -- Claudia Olivas
Images_179020_thumb_2440935

FFue una noche muy mexicana en Atlanta hace 40 años y en la que los 8,025 asistentes no imaginaron ser testigos de la llegada de uno de los beisbolistas más emblemáticos de esa naciente década. Fernando Valenzuela, entonces de 19 años, subió a la loma como relevista en la sexta entrada para hacer su debut liga Aquel.

15 septiembre de 1980 en el ahora desaparecido Atlanta-Fulton County Stadium, el tapatío Luis Gómez, short stop de los Bravos, firmó como testigo mexicano al ser el segundo bateador que enfrentó Valenzuela y al que dominó con un rodado a la antesala.mayorista en el encuentro que Dodgers perdió 9-0 ante Bravos.

El zurdo sonorense, quien apenas un año atrás jugaba en la Liga Mexicana de Beisbol con Leones de Yucatán, se convertía en el tercer pitcher mexicano en vestir la franela de los angelinos.

Valenzuela recibió dos carreras sucias en su labor. No se inmutó al enfrentar y dominar a Bob Horner, temible jonronero, quien antes, en esa noche, pegó su cuadrangular 33.

Mike Scioscia, catcher de Dodgers, se convertiría desde entonces en el fiel escudero del mexicano.

Fernando Valenzuela derrochó su magia en los diez encuentros en los que participó en la temporada de 1980. No permitió carrera limpia en 17 entradas y dos tercios.

Se apuntó dos victorias y logró un salvamento, mientras que sus efectivos trabajos como relevista ayudaron a que Dodgers empatara con Astros el liderato de la División Oeste al final de la temporada, lo que obligó a un juego extra en el que cayeron los angelinos, a pesar de otro sólido relevo de Fernando.

Su corta experiencia en Grandes Ligas no pasó desapercibida. Una foto de Valenzuela apareció en la contraportada de la guía de medios de los Dodgers para la temporada 1981, mientras que la revista Sports Illustrated centró en el mexicano su reportaje especial sobre los novatos a seguir.

La Fernandomanía llegaría casi seis meses después, pero esa noche del 15 de septiembre se comenzó a escribir la historia más fabulosa para un beisbolista mexicano.

(Excélsior)