Facebook Twitter Rss

¡Ya no podemos más! No tenemos miedo a clausuras, dicen restauranteros

Señalan que el movimiento no busca confrontar al gobierno, ni que se considere que tiene tintes políticos, lo único que buscan es la sobrevivencia de sus negocios





12 de Enero de 2021 a las 11:47 hrs -- Claudia Olivas
Images_181541_thumb_2510348

Esto no es en contra de las autoridades, es sobrevivir, porque estamos tronados”, dijo Manolo Ablanedo, director de comunicación y marketing de Fisher´s, luego de que alrededor de 500 restaurantes decidieron abrir sus puertas a los comensales desde ayer, desafiando al semáforo rojo.

El portavoz de los restauranteros expuso que están conscientes de que el Instituto de Verificación Administrativa de la Ciudad de México (Invea) puede clausurar sus unidades, sin embargo, ya no temen a dichas represalias.

“El Invea hará su trabajo, mandamos un comunicado a todos los que se sumaron a la iniciativa para decir que dejemos trabajar al Invea, si nos clausuran que nos clausuren, esta es una voz de desesperación, ya no podemos más”, aseguró en entrevista con Excélsior.

Consideró que la industria no puede aguantar más tiempo cerrada, principalmente tratándose de restaurantes que están basados en la experiencia al cliente, como los que se sumaron a la iniciativa.

“La pandemia nos acabó, nos mató, porque en este tipo de restaurantes el “para llevar” no es fácil. Un lugar de carnes, nadie va a pedirla por una plataforma, porque te llega más seca que un huarache, muchos restaurantes es nada lo que venden, estamos vendiendo entre 10 y 15%, con eso no sacas ni la nómina, es endeudarte todos los meses”.

El vocero de restaurantes como Bellini, la Bipo, Sonora Grill, Puerto Madero, Centenario 107, Chilis, Vips, Italianni´s, The Cheesecake Factory, el Café la Habana, entre otros, aseveró que muchos restaurantes ya están en pláticas con los bancos para poder reestructurar sus pasivos.

Te puede interesar: Piden llamar a Serranía a comparecer en Congreso CDMX

El también restaurantero, mencionó que, en este momento, estos establecimientos ya no cuentan con recursos para seguir operando y mantener el empleo. Además, quienes vivían de las propinas se están quedando sin esos recursos y solamente perciben los salarios que la industria está pagando.

Respecto de los contagios, señaló que en los restaurantes la probabilidad de contraer el coronavirus es baja, que es más factible que ocurra en un puesto callejero o en el transporte colectivo.

Después de que se levantó la primera etapa de restricciones a la movilidad, los restauranteros lograron recuperar el 50% de sus ventas, con lo que pudieron mantenerse a flote hasta diciembre, aunque sin poder generar el flujo suficiente para el pago de deudas.

“Pagábamos todo, estábamos entre 50-55% de ventas, tuvimos meses de 60%, eso nos hizo la diferencia, porque mantuvimos los gastos, los servicios, los impuestos que no nos perdonan, rentas y todo eso, ese es el tema, ahorita ya no hay dinero, los engranes se atoraron”, declaró.

De acuerdo con Ablanedo este movimiento no busca confrontar al gobierno, ni que se considere que tiene tintes políticos, lo único que buscan es la sobrevivencia de sus negocios.

(Excélsior)