Facebook Twitter Rss

Heredero de Samsung es sospechoso de corrupción

El heredero del grupo Samsung, Lee Jae-Yong, es considerado oficialmente como "sospechoso" en el escándalo de corrupción que provocó la destitucion de la presidenta de Corea del Sur, anunciaron los investigadores.





11 de Enero de 2017 a las 14:59 hrs -- Tania Cortés
Images_98162_thumb_63

El heredero del grupo surcoreano Samsung, Lee Jae-Yong, es considerado oficialmente como "sospechoso" en el escándalo de corrupción que provocó la destitucion de la presidenta del país, anunciaron este miércoles los investigadores.

"Hemos decidido interrogar al señor Lee (...) en calidad de sopechoso", declaró a la prensa Lee Kyu-Chul, portavoz del equipo de investigadores independientes que trabaja en el caso, precisando que "se reservan la posibilidad" de detenerlo si lo consideran necesario.

Este caso de corrupción, que provocó una importante crisis política en Corea del Sur, gira en torno a la influencia ejercida por Choi Soon-Sil, de 40 años y amiga de la presidenta Park Geun-Hye.

Choi está siendo juzgada actualmente por haber utilizado su relación con Park para sonsacar enormes cantidades de dinero a grandes conglomerados surcoreanos que pagaron millones de dólares a fundaciones privadas creadas por ella presuntamente a cambio de favores.

En una ramificación del caso, los investigadores sospechan que Samsung pagó a Choi para obtener la aprobación del gobierno a una controvertida fusión realizada en el 2015 entre Cheil Industries, holding del grupo, y C&T, una filial presente en el comercio y la construcción.

Dicha operación había sido considerada como una etapa crucial para garantizar que Lee Jae-Yong era nombrado sin dificultades como máximo dirigente del grupo. En las últimas semanas, los investigadores interrogaron en varias ocasiones a los dirigentes de Samsung y realizaron registros en los locales del grupo.

El parlamento surcoreano votó a principios de diciembre la destitución como presidenta de Park, sospechosa de colusión con Choi. El Tribunal Constitucional del país debe todavía confirmar o no esta espectacular destitución.













(El Economista)